*Mientras una madre se debate en medio de la angustia, impotencia y crisis económica, el organizador de una carrera disfruta de la vida tranquilamente.

Primera de dos partes.

La señora Bernardina Zamorano Ortiz, nunca se imaginó que el día domingo pasaría un trago amargo cuando se encontraba atendiendo sus labores cotidianas en un puesto de tacos, que le ha dado empleo para su subsistencia familiar, sin imaginarse que su hijo José Alberto Mendivil Zamorano, de 14 años de edad, resultaría víctima de la irresponsabilidad del organizador de una carrera de vehículos clandestina denominada Póker Run.

Mucho se ha comentado en las redes sociales del accidente que postrara en estado crítico de salud al jovencito José Alberto, sin embargo hasta el momento el nombre de Efraín Romo, supuesto organizador de este evento, no aparece en el escenario de estos acontecimientos aun cuando ya enfrento una situación igual de manera familiar por los rumbos de Santo Domingo.

Afortunadamente muchas de las opiniones y comentarios de las redes sociales, el 80% son de ánimo, de solidaridad, de manifestaciones de apoyo, para la madre y el jovencito José Alberto, quien requiere de una cirugía que tendrá un costo de aproximadamente 100 mil pesos, de los cuales obviamente carece Bernardina Zamorano Ortiz.

Y como siempre ocurre en este tipo de accidentes, los presuntos responsables tratan de buscar justificaciones que los lleven a la exoneración de su responsabilidad, aun cuando existan victimas que se debaten entre la vida y la muerte, como hoy es la situación de José Alberto en caso de que no se realice una cirugía de cráneo el próximo viernes.

Hoy más que nunca se requiere de la solidaridad de los sanquintinenses, de las instancias de Desarrollo Social de los tres niveles de Gobierno, de las agrupaciones de corte humanitario y Altruista, de las agrupaciones civiles existentes en nuestra zona, de las iglesias de la religión que estas sean en apego a su doctrina.

Entendemos que existen presuntos responsables, pero también debemos de entender que resulta un accidente por la falta de medidas de seguridad, falta de presencia de unidades policiacas, paramédicos y ausencia de autorización oficial, lo cual obliga al organizador a dar la cara ante la familia Medndivil Zamorano.

De urgencia se requiere del apoyo económico para la señora Bernardina Zamorano Ortiz, con la finalidad de que José Alberto reciba la cirugía de cráneo que requiere para salvar su vida, y que tiene como fecha el viernes próximo, ya que de prolongarse esto pudiera provocarle un desenlace fatal.

Para todos aquellos que tengan la disposición de apoyar esta causa les proporcionamos el número telefónico de la madre  616-112-50-82, y número de cuenta de Bancomer 4152 3131 4755 9731.