“Resurge nuevamente el estiércol periodístico”

Por: Rodolfo Guevara Cazarez.

Cuantos colegas más resultaran evidenciados por el titular de Comunicación Social del Gobierno del Estado, Raúl Reynoso Nuño, con la finalidad de irse sacudiendo a todos aquellos comunicólogos, que estaban impuestos a recibir el “Chayote Oficial”, amparados en programas informativos televisivos, electrónicos e impresos, como lo ocurrido a nuestro colega Heriberto Norzagaray, titular del programa televisivo informativo “Sopas”.

Precisamente el pasado sábado reproducimos una columna, que en meses anteriores habíamos publicado en este medio informativo en relación a la podredumbre del periodismo, donde también reproducimos una información de Agencia Fronteriza de Noticias, que citaba precisamente lo que le había ocurrido a Norzagaray al exigir un pago de un millón 400 mil pesos.

Y sin lugar a dudas tenemos que voltear los ojos hacia los representantes de los medios de comunicación en el valle de San Quintín, que únicamente tiene como radio de acción las Delegaciones Municipales y del Estado, cuando no ocurren hechos sangrientos, que despiertan el morbo e interés de un considerable número de lectores.

Cuantos de los que se precian de ser la elite del periodismo en nuestra zona, debido a que laboran para rimbombantes medios de comunicación impresos, que obviamente también le entran al jugoso pastel de la publicidad institucional, estarán embarrados del Chayote Oficial, ya sea con vales de gasolina, empleo para algún familiar, apoyo económico tras bambalinas, etc.

Aunque no resultamos aves que cruzamos el pantano sin mancharnos el plumaje, como representantes y directivos de un medio de comunicación independiente y pequeño, siempre conservamos nuestra dignidad en esta noble y sufrida profesión del periodismo, lo cual nos llevó a que nos etiquetarán como “Amarillistas”, cuando afectábamos los intereses de políticos, funcionarios públicos, diputados, presidentes municipales y gobernadores.

Nuestra política editorial siempre fue la de acercarnos únicamente a las delegaciones municipales y delegación del Gobierno del Estado, cuando requeríamos de la investigación de una información que relacionara al titular de alguna dependencia con un hecho de falta de respuesta, o bien una falta de atención hacia algún ciudadano.

En la actualidad nuestros coleas de esta zona, utilizan hasta las oficinas de algunas dependencias para la realización de algún trabajo informativo, lo cual se traduce en una complicidad, que puede llevarlos a que les ocurra lo mismo que ha Heriberto Norzagaray.