Los cafetelogos políticos del Valle de San Quintín, no lograron contener sus mandíbulas para soltar las carcajadas cuando devoraban una lectura de las  declaraciones emitidas por la Diputada ensenadense Rocío López Gorosave, que cuestionaban el proceder de lo ocurrido por unos lideres el pasado jueves al interior del Congreso del Estado, cuando unos avalaban el proyecto de la Desaladora de San Quintín, y otros la rechazaban.

Palabras más, palabras menos, declaro en un medio de comunicación impreso de la ciudad de Ensenada, que de lo más importante que realizo en la sesión del pasado jueves en el Congreso del Estado, casi nadie dio cuenta, lo cual al parecer resultaba una queja hacia los medios de comunicación, que no exaltaron la figura de la mujer del buen vestir.

También hizo resaltar la intolerancia, falta de calidad moral y humana, entre algunas de la expresiones que aparecen en el texto de la nota, que para los ciudadanos y mujeres del valle de San Quintín, son parte de lo que han vivido en las marchas, manifestaciones, plantones y cierre de carreteras, que continúan siendo el común denominador en esta región.

Resultaría interesante que ahora que vivió en carne propia este tipo de acciones, la Diputada del buen vestir López Gorosave, acuda al valle de San Quintín, para que se solidarice con las mujeres y los ciudadanos, que vienen padeciendo esta intolerancia, falta de calidad moral y humana, que dice ella haber padecido el pasado jueves.

Quizás este tipo de acciones y manifestaciones obliguen a nuestros Diputados a voltear sus ojos al valle de San Quintín, con mayor profundidad al margen de la entrega de apoyos, que únicamente resultan una pequeña aspirina para calmar el dolor y deseo de un mayor desarrollo de nuestra zona, donde también es fundamental el apoyo de los Diputados.