Por: Rodolfo Guevara

De acuerdo a un considerable envió de correos electrónicos a este medio de comunicación, para su consideración y posible publicación en relación al proyecto de la desaladora Kenton-San Quintín, nos dispusimos el día de hoy a publicar el contenido de estos con la finalidad de que las autoridades estatales, asuman la responsabilidad que les corresponde.

Para un considerable número de ciudadanos este proyecto difícilmente lo podrá sacar adelante el Gobernador del Estado, además de los daños irreversibles que habrá de ocasionarle a la bahía falsa y sus alrededores, considerando como argumento la reciente expulsión de almejas pismo, que genero alarma entre quienes explotan esta actividad.

También hablan de los pozos de estudio que vienen realizando en el área del mar que han seleccionado, para la extracción y conversión del agua salada a dulce que habrá de resolver el grave problema de escasez del vital líquido, que se ha venido haciendo sentir desde hace aproximadamente 15 años en el valle de San Quintín, tanto para uso doméstico como agrícola.

Sin embargo las autoridades estatales han asegurado, que esta resulta la única vía para la solución del grave problema de escasez del agua, además de asegurar que no se registrara ningún daño al sistema ecológico, según el estudio de impacto ambiental, que ya fue aprobado por las instancias federal y estatal del medio ambiente.

La aplicación de una encuesta ciudadana, sin duda alguna que demostraría el grado de aceptación o rechazo, dejando de lado el manipuleo de las manifestaciones de rechazo y aprobación, de uno y otro liderzuelo, que defienden los intereses personales y de quienes los utilizan con fines políticos.