Ensenada, B.C. a 24 de octubre de 2017.-La población derechohabiente del Instituto Mexicano del Seguro Social en Ensenada sufre por la falta de instalaciones médicas indispensables para brindar adecuadamente los servicios de consulta externa, medicina ambulatoria, partos y urgencias, afirmó Carlos García Travesí Bosch, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Alimentos Condimentados (Canirac).

El empresario manifestó que no son pocas las quejas de los empleados que trabajan en el sector gastronómico por las horas de espera que deben padecer antes de recibir la atención médica en las tres únicas clínicas y poco personal médico del IMSS con que cuenta la ciudad de Ensenada.

“No es justo que los derechohabientes pasen un viacrucis burocrático antes de ser consultados por un médico y al final reciban un servicio inadecuada ya que, en caso de requerir estudios o medicina especializada, deben esperar semanas y hasta meses, antes de ser atendidos, lo que puede significar la muerte”, subrayó García Travesí Bosch.

Para el sector restaurantero y turístico del municipio es muy importante que los trabadores estén en buenas condiciones de salud para asegurar las óptimas condiciones sanitarias para atender al público consumidor, por lo que requieren de una atención rápida y de calidad por parte del IMSS, apuntó.

El personal de cocina y servicio no puede trabajar con alguna infección de los sistemas respiratorios o digestivos, señaló, ya que además de representar un riesgo de contagio para el público, las ventas se ven afectadas ante la natural renuencia del consumidor a ser atendido por alguien con gripe, por ejemplo.

Los mismos médicos, enfermeras y personal de los hospitales se quejan por la falta de infraestructura, camas de hospital, equipo y medicinas para atender a la población derechohabiente, manifestó el presidente de Canirac.

En ese contexto, hizo un exhorto a las autoridades del IMSS en el país, al consejo delegacional y a las autoridades del instituto en Baja California, para

que a la brevedad posible resuelvan el problema de la falta de infraestructura y equipamiento en la ciudad y el municipio.

García Travesí Bosch recordó que desde hace tiempo los ensenadenses han solicitado la construcción de un nuevo hospital, incluso se tuvo una respuesta del IMSS en el sentido positivo de que se invertirían 250 millones de pesos en un hospital de especialidades, pero nada se ha concretado.

Advirtió el presidente de Canirac que la situación ya es insostenible, ya que el Seguro Social no cuenta con las condiciones mínimas para garantizar un servicio oportuno y de calidad, pero la población ya no está dispuesta a esperar más.

Los restauranteros, aseguró, están dispuestos a hacer equipo con el resto de los organismos empresariales de la ciudad y el municipio, para gestionar ante quien corresponda, la construcción de por lo menos un nuevo hospital que responda a las necesidades de la población.