Por: Rodolfo Guevara.

Nuestro compañero de este medio de comunicación Volcanes, Rubén Reyes presento una denuncia ante la Agencia del Ministerio Público del Fuero Común y  la oficina en esta zona, de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos, considerando que resulto una privación de su libertad y robo de su cámara fotográfica, la detención que llevo a cabo el comandante de Seguridad Pública Municipal de la Delegación de Camalu, Omar Romero Ortega.

De acuerdo a la versión de nuestro compañero y colega el motivo de la detención se derivó de la toma de fotografías del edificio público de la delegación y sus interiores, con la finalidad de atender una denuncia ciudadana hacia su personalidad en su calidad de reportero, del abandono en que se encontraban las oficinas administrativas debido a que la totalidad del personal, incluyendo a los agentes, estaban en una reunión privada.

Desconocemos si el Presidente Municipal Marco Antonio Novelo y el nuevo Director de Seguridad Publica del XXll Ayuntamiento de Ensenada, Jorge Iñiguez Díaz resulten unos represores de la “Libertad de Expresión”, o hayan dado indicaciones para que le coarten este derecho algún comunicador del Valle de San Quintín, por considerar que son demasiado puntillosos en sus notas informativas de falta de atención algunos aspectos.

Y como dice un dicho “ al perro más flaco se le cargan las pulgas, ya que consideran que nuestro compañero y colega Rubén Reyes, esta desprotegido por sus colegas del valle de San Quintín, no obstante que algunos representantes de diarios de la ciudad de Ensenada, se apoyan en este para lograr sacar su trabajo informativo.

Así es la vida de ingrata. Así actúan los que se consideran de la elite del periodismo y los iluminados de esta sufrida y noble profesión. Así actúan las autoridades con quienes consideran periodistas de medios pequeños, sin embargo continuaremos haciendo nuestra labor informativa aunque nuestros detractores continúen con su labor de denigrar nuestro trabajo.

Afortunadamente ya encontramos el apoyo de las Asociaciones de  Periodistas de Rosarito, Tijuana y Tecate, para apoyarnos en caso de que pretendan minimizar las autoridades la denuncia de nuestro compañero.

Y este apoyo está fundamentado en nuestra calidad de Presidente de la Asociación de Periodistas del Valle de San Quintín, avalada bajo la escritura notarial número 42, 690, del volumen 740 con fecha del nueve de Diciembre de 1999,  lo cual nos llevó a ser parte de una fallida Comisión Estatal de Periodistas, que incluso resulto avalada por el Congreso del Estado