Ante la posibilidad de un eventual movimiento de gran magnitud en nuestra zona hacia el proyecto de la desaladora, los operadores y aviadores del gobierno panista encabezaron una marcha el día de hoy, que concluyo en el módulo de atención del Diputado Alejandro Arregui Ibarra, quien en días anteriores había participado en la entrega de gallinas.

Desconocemos cuales hayan resultado los motivos que llevaron a los blanquiazules y sus aliados del valle de San Quintín, para agarrar como punto final el modulo del Diputado priista, donde como siempre sucede en este tipo de acciones lanzaron sus arengas hacia el legislador con la finalidad de contrarrestar un posible voto en contra del dictamen 95, que  el próximo jueves bajara al pleno del Congreso del Estado.

Como es del dominio público la mayoría de los Diputados priistas votaron a favor del dictamen 94, que contempla el proyecto del C-5, y desaprobara Juan Manuel Hernández Niebla, dirigente del Consejo Ciudadano de Seguridad Publica, CCSP, quien expreso lo siguiente; hace dos semanas en una reunión que tuvieron con el gobernador, les puso a Daniel de La Rosa como el coordinador de seguridad con el sector del consejo ciudadano de seguridad y con el sector empresarial. “Estábamos trabajando en los presupuestos para el 2018, en un proyecto de diagnóstico en materia de seguridad, y le dijeron al ejecutivo que lo acompañarían en el proyecto del C5, siempre y cuando se transparentara el proceso de licitación, que conociera el proyecto, asignaran los policías y presupuestos.

Sin duda alguna que todo ciudadano tiene derecho a manifestarse de manera pública y pacífica, sin embargo se enrarece el ambiente cuando ondea la bandera de un partido político, máxime cuando se observan funcionarios públicos que militan en el partido del cual emano un gobernante.

Para que usted estimado lector tenga la mejor opinión mencionaremos los nombres de los personajes centrales de esta marcha y manifestación:

Jacobo Preciado Juárez, Virginio López Reyes, Pedro Castañeda Jiménez, Martiniano Hernández Pérez, Enrique Alatorre Navarrete y Félix Morales Martínez, de reciente adquisición para la operatividad panista.