Más de  dos mil ediciones impresas son nuestro tesoro editorial

Primera segunda parte.

Por: Rodolfo Guevara.

Retomando el tema de nuestro recuento editorial acumulado durante aproximadamente 20 años, nos encontramos la atención de manera plural que les dimos a todos los sectores de la población avalado con nuestro material gráfico.

La labor del primer medio de comunicación impreso del valle de San Quintín, Volcanes, quedo plasmada durante todo este periodo de tiempo en que subsistimos y seguimos subsistiendo, aun cuando enfrentamos etapas críticas derivado del caciquismo, la corrupción de funcionarios públicos, de líderes vivales que lucraban con la ignorancia de sus coterráneos.

Sin embargo logramos el objetivo de que la información “no llegara pre digerida al valle de San Quintín, lo cual significaba que la información llegaba de afuera hacia adentro, y de adentro hacia afuera, como así lo deseaban un grupo de siete ciudadanos de empresarios, agricultores, comerciantes y de la construcción, que nos solicitaron la elaboración de un proyecto editorial.

Nuestro liderazgo en lectores no se hizo esperar desde el primer número del medio impreso del valle de San Quintín, denominado inicialmente “Los Volcanes”, sin embargo al observar las autoridades y los partidos políticos, la penetración en una zona convertida en laboratorio de cultivo de caldo político, los ataques por debajo de la mesa y a través de terceros, se inició.

Hoy en día afortunadamente continuamos nuestra labor informativa al margen de compromisos políticos y apoyos oficiales, exentos también del consabido “Chayote”, que significa una invitación a comer, unos cuantos vales de gasolina y la entrega de 200 o 500 pesos, aunque nuestros detractores afirmen que el Gobierno del Estado, nos paga notas informativas.

Nuestro trabajo informativo de campo y social, nos permitió tener un pleno conocimiento del entorno del valle de San Quintín, sus personajes, sus políticos, sus dirigentes, sus líderes y las corruptelas existentes en aquellos tiempos y los actuales, lo cual nos obligó a pintar nuestra con algunos de nuestros detractores, pero que en su momento resultaron quienes más reconocían nuestro trabajo informativo.

Nunca realizamos nuestro quehacer periodístico con la finalidad de hacer historia y que nos entregaran placas de reconocimiento, debido a que siempre expresamos que nuestra historia la estábamos construyendo nosotros mismos en aras de contribuir a que se generara un verdadero desarrollo de nuestra zona, entre los que se incluia el proyecto de municipalización.

Afortunadamente hoy en dia tenemos la satisfacción de que las nuevas y viejas generaciones han retomado la mayoría de los proyectos que encabezamos, lo cual demuestra que es lo mismo hace 20 años, que en la actualidad debido a la escasez de mentes mayormente visionarias y de ideas renovadoras.

Las copias de los proyectos resulta el hurto de las ideas de quien en su momento las plasmo, además de que representa una falta de mentalidad… continuara