• Desmiente declaraciones vertidas por actores políticos que buscan confundir a la población
  • La planta desalinizadora de agua que se proyecta en Playas de Rosarito está diseñada únicamente para cubrir las necesidades de los bajacalifornianos

MEXICALI, B.C.- Miércoles 8 de noviembre de 2017.- El proyecto estratégico para la construcción, operación y mantenimiento de una planta desalinizadora de agua de mar en Playas de Rosarito, permitirá garantizar la disponibilidad del vital líquido en cantidad y calidad suficiente para las necesidades actuales y las expectativas de crecimiento de la Zona Costa del Estado, y nunca se ha manejado por parte del Gobierno Estatal la posibilidad de vender agua a otro país, ya que las leyes impiden que eso sea posible.

Así lo manifestó el Secretario de Infraestructura y Desarrollo Urbano del Estado (SIDUE), Manuel Guevara Morales, quien expresó que el contrato por medio del cual las comisiones estatales de servicios públicos estarán adquiriendo los volúmenes de agua convenidos con el consorcio Aguas de Rosarito, le impide a la empresa vender agua a ningún otro ente que no sea el Gobierno de Baja California.

De igual forma, manifestó que las leyes impiden al Estado de Baja California la venta de agua a otro país, pues ese tipo de gestiones se tendrían que realizar por los gobierno federales de ambos países, y en dependencias federales como la Comisión Internacional de Límites y Aguas (CILA) y la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA) afirmando que incluso existen limitaciones legales que requerirían cambios constitucionales.

“Las únicas referencias a este tipo de intercambio son de documentos muy viejos, ninguno actualizado. Si esa era la proyección hace años, ya no lo es”, declaró Guevara Morales quien afirmó que en ningún punto de las bases de licitación, fallo o contrato de prestación de servicios se abre siquiera la posibilidad de que esto suceda, por lo que desmiente las declaraciones vertidas por algunos actores políticos, que sólo buscan confundir a la población y poner en peligro el abastecimiento seguro de agua para la zona costa.

Subrayó que aunque el Distrito de Agua de Otay haya manifestado públicamente su interés de comprar agua desalada a Baja California – ya que gracias al proceso de licitación, el agua desalada le constará al nuestro Estado mucho menos de lo que cuesta ese mismo proceso en las plantas desalinizadoras de California-  el Gobierno Estatal no venderá un solo metro cúbico; “nuestra gente necesita el agua” finalizó.