Por: Rodolfo Guevara Cázarez.

Miles de ciudadanos analíticos y observadores se han planteado infinidad de veces esta pregunta;  porque los niños y los ciudadanos tienen que servir de emblema de la entrega de apoyos de gobernantes, diputados y funcionarios públicos en eventos que tienen una duración kilométrica ante la falta de puntualidad de estos, cuando resulta una obligación desempeñar un trabajo por el cual pagamos con nuestros impuestos.

Una práctica común para la entrega de apoyos que emanan del pago de nuestros impuestos resulta que existan concentraciones masivas cuando algún gobernador, Diputado local o Federal, Alcalde, Funcionario Público y Candidato, deciden y acuerdan entregar becas, material de construcción, apoyos económicos para proyectos productivos o el banderazo para el inicio de una obra.

Muchos sanquintinenses se preguntan cuál es la finalidad y utilidad, para que los ciudadanos permanezcan hasta cinco horas en espera de que llegue equis funcionario público, diputado, gobernante o candidato, para obligarlos a escuchar sus mensajes demagógicos del cambio y desgarramiento de las vestiduras por la defensa de los intereses de las familias bajacalifornianas, cuando todo esto es únicamente verborrea pura.

Acaso no trabajan para la ciudadanía y esta aporta el pago de su trabajo mediante el pago de impuestos.

Porque concentrar los programas de apoyo, para posteriormente utilizarlos como imán de numerosas concentraciones, que sirvan para el lucimiento y enaltecimiento de la figura de diputados, gobernantes, funcionarios públicos y candidatos, lo cual representa un uso inadecuado de los recursos públicos, que provienen de los ciudadanos que puntualmente cumplen con el pago de impuestos.

Hace algunas semanas un grupo de padres de familia del valle de San Quintín, explotaron hacia el personal directivo y docente de una escuela primaria debido a que sacaron a sus hijos de las aulas escolares, para concentrarlos en el gimnasio de usos múltiples de “La Cali”, para que recibieran mochilas de manos de la primera dama del municipio.

No les importo a los directivos y la primera dama del municipio exponer la seguridad de estos pequeños menores de edad, para lograr enviar un mensaje hacia la ciudadanía de que están preocupados por la educación de la niñez, cuando lo más sensato y razonable resultaría que esta acudiera a los planteles educativos a llevar a cabo esta actividad.

Sin embargo estimado lector “usted tiene la palabra”.

Este espacio lo dejamos abierto para cualquier aclaración que deseen hacer quienes se sientan aludidos