*Diciembre el mes más generoso para los ciudadanos emblemáticos.

Por: Rodolfo Guevara.

Las dos notas publicadas de los ciudadanos emblemáticos en este medio de comunicación, nos arrojó a nuestro buzón de quejas el señalamiento de la dura faena que les espera a los ciudadanos de escasos recursos económicos y aquellas familias, que tengan necesidad de una despensa y una cobija para protegerse del frio.

Por principio de cuentas mencionan que deben aguantar de cuatro a cinco horas en medio de una fila de empellones y jaloneos, para lograr obtener una raquítica despensa de aproximadamente 150 pesos, y una cobija de barbitas, que al precio de un bulto de cien alcanza los 100 pesos, lo cual le produce el gasto de una suma inferior al presupuesto social destinado para ello.

Estas desde luego resultan apreciaciones de nuestros lectores que usan nuestro buzón de quejas, para hacer sentir su rechazo hacia esas concentraciones masivas de ciudadanos y niños, que en ocasiones sufren las inclemencias del calor o del frio, según el calendario en que las lleven a cabo nuestros políticos, gobernantes y diputados.

Manifiestan que al acercarse las fiestas de navidad y año nuevo, además de la selección de candidatos para la sucesión presidencial, sin lugar a dudas que les espera una actividad a los ciudadanos emblemáticos de los gobernantes, diputados y políticos, ya que utilizaran el fragor de estos festejos para hacerles sentir ese calor navideño interesado a las familias, principalmente de escasos recursos económicos.

Ante el panorama que se avecina a los gobernantes, diputados y políticos, nos les importara lucrar con la necesidad de las familias de escasos económicos, y de no escasos recursos económicos, con la finalidad de demostrar un poder de convocatoria, que únicamente representa un castillo en el aire, ya que la necesidad provoca que a las familias, no les importe ser humilladas y ultrajadas en medio de una cola de jaloneos y empujones.

Porque no entregarlos mediante la elaboración de estudios socioeconómicos en los domicilios de las familias que salgan beneficiadas. ¡Para qué sirven los módulos de atención ciudadana de los diputados y las instancias de gobierno de los gobernantes en el valle de San Quintín!

¡Acaso no son servidores públicos y no los ciudadanos servidores de los gobernantes, diputados y políticos!

¡No es dinero público con el que se instrumentan los programas sociales de apoyos a las familias!