“El dictamen 95, y aumento de las tarifas del agua”

Por: Rodolfo Guevara

Como reguero de pólvora viene circulando la información de los aumentos a las tarifas del agua que pretenden realizar la CESPE, CESPT, CESPM y CESPT, después de haberse aprobado el famoso dictamen 95, lo cual refleja que estaban al acecho como lobos rapaces los directores de estos organismos en el Estado de Baja California, para sangrar los bolsillos de los ciudadanos.

Y son este tipo de situaciones precisamente lo que han dado pie al surgimiento de organizaciones como “Mexicali Resiste”, que son arropadas de golpe y porrazo por un considerable número de personas inconformes con la escalada de aumentos, aunque posteriormente tengan que debilitarlas con la clásica estrategia de “divide y vencerás”, además de las campañas mediáticas  de descredito en contra de estas que realizan a través de los mercenarios del periodismo impreso y hablado.

En el caso del municipio de Ensenada, que incluye el valle de San Quintín, los primeros en alzar su voz fueron los de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación, quienes afirman que en la última reunión de consejo la propuesta del 23 por ciento fue rechazada por la Canacintra y la Canaco, pero el voto mayoritario de los funcionarios que integran ese consejo se impuso.

Esto mismo ocurrió en la aprobación del dictamen 95 del Congreso del Estado, lo cual refleja que únicamente pueden sacar la aprobación de proyectos en base a la fuerza y numero de sus aliados y camarilla del partido Acción Nacional, dejando de lado la opinión y consulta de los ciudadanos apáticos a los partidos políticos y de la oposición al PAN.

Cuando un gobernante del partido que este sea llega al poder ya sea federal, estatal o municipal, tiene la obligación de gobernar y atender a toda la ciudadanía de los colores partidistas que resulten, sin embargo esta regla nunca se aplica aun cuando pretenden hacernos creer que lo están haciendo de esta manera, utilizando  la negociación política.

Otro aspecto importante resulta hacerle entender a nuestros gobernantes que son servidores públicos pagados con nuestros impuestos, sin embargo estos consideran que los ciudadanos tienen la obligación de someterse a sus disposiciones, como ha ocurrido algunas agrupaciones radicales que se manifiestan en contra de las disposiciones gubernamentales.

Como dijera un conocido personaje del valle de San Quintín, de todas maneras “Pancho te llamas”, en alusión a que debemos de someternos ante nuestras autoridades.

Que ocurrirá con los residentes del valle de San Quintín, principalmente donde están asentadas familias del sureste de la república mexicana, que incluso hasta rechazan la instalación de medidores.

¡Aceptaran el aumento del 23 por ciento en las tarifas del agua!