Cuando los residentes del valle de San Quintín, consideraban que al parecer ya volvería la tranquilidad y seguridad a nuestra zona, nos sorprende nuevamente la muerte de dos personas en este mes de diciembre por disparos de arma de fuego

La zona sur del municipio de Ensenada, está padeciendo actualmente el fenómeno de la violencia, narcotráfico, drogadicción, muerte y falta de seguridad, como efecto de la desintegración familiar, la pérdida de valores y  de respeto a la vida humana.

En tiempos pasados las casas habitación y negocios únicamente tenían como protección ventanales de cristal sin protecciones y escaseaban los llamados delitos de alto impacto, sin embargo desde hace aproximadamente cinco años, que los tiempos, los homicidios  y la inseguridad cambiaron radicalmente en este valle de San Quintín.

Y conforme avanzan los años, los residentes de esta zona sufren con mayor intensidad los delitos de alto impacto, los efectos del narcomenudeo y la impotencia de que las autoridades de los tres niveles de gobierno, logren implementar acciones con resultados positivos.

Si bien es cierto que se han reforzado los operativos con elementos de los tres niveles de gobierno, también es cierto que los delitos de alto impacto continúan dándose, lo cual debe de obligar a que cambien las estrategias de operatividad que lleven a recobrar la seguridad de los sanquintinenses, y bajen considerablemente los delitos de alto impacto.

La única respuesta que reciben los residentes del valle de San Quintín, resulta las publicitadas juntas de coordinación que deben de darse entre los diferentes mandos policíacos, con la finalidad de definir estrategias que den mejores resultados en el combate contra estos delitos.

A esto se debe precisamente que las redes sociales haya resultado la mejor arma de los ciudadanos que se sienten impotentes ante la falta de respuesta de nuestros gobernantes, corporaciones policiacas y dependencias encargadas de impartir la justicia.