*Las autoridades de la Unidad de Transporte Municipal, Estatal y Federal indiferentes.

Los usuarios del sistema de transporte público de pasajeros del valle de San Quintín, observan con demasiada frecuencia en los medios de comunicación impresos y electrónicos, como los concesionarios vienen exigiendo a nuestras autoridades, que no autoricen más concesiones y eviten el surgimiento de una competencia desleal y ruinosa.

Y tienen justa razón cuando realmente están apegándose a la normatividad por la que deben regirse para la prestación del servicio de transporte público, y el que cualquier liderzuelo pretenda obtener concesiones mediante el argumento de que tienen necesidad de ello, para sacar el sustento de su familia.

Sin embargo, los mismos concesionarios de ayer, hoy y siempre, tienen la culpa de que se aprovechen de esa falta de seriedad, responsabilidad y apego a la normatividad por que deben de regirse, para que algunos sorprendan a nuestras autoridades con la necesidad de un mejor transporte público de pasajeros, que realmente cumpla con las exigencias de los usuarios.

El incumplimiento de la cobertura de las rutas, los horarios, falta de respeto a las personas de la tercera edad, que tienen la necesidad de usar ese medio de transporte y las unidades en malas condiciones, resultan las mejores flechas envenenadas que lanzan hacia nuestras autoridades los interesados en tomar esta actividad, como una forma de manutención hacia su familia.

La falta de modernidad del transporte y lo mencionado líneas arriba, deben de analizarlo los viejos, nuevos y aspirantes a concesionarios del transporte público de pasajeros, ya que este resulta un tema, que ni las autoridades y concesionarios lo abordan en esos reclamos y tomas de oficinas.

Y como dice un dicho para exigir hay que dar.