De acuerdo a un sondeo ciudadano en el valle de San Quintín, consideran que la falta de recursos materiales y humanos resultan la causa de la inseguridad imperante en la zona, ya cada una de las delegaciones municipales mayormente pobladas cuentan únicamente con tres o cuatro patrullas, medianamente en condiciones mecánicas y ocho elementos por turno.

Lo anterior lo comentaron fundamentados en pláticas sostenidas con algunos jefes policiacos municipales y elementos, apegados en esa falta de respuesta a las solicitudes de ayuda policiaca cuando se suscitan problemas, que deben de atender estos elementos policiacos, solicitando omitir sus nombres para evitar represalias y llamadas de atención.

Dentro del organigrama de atención al área de seguridad y vigilancia, existen focos rojos que deben de ser sometidos a una constante vigilancia, sin embargo en ocasiones la falta de combustible, unidades y elementos provoca una limitación que se convierte en un problema de inseguridad ciudadana y señalamientos hacia los agentes policiacos.

Algunos ciudadanos-que omitieron dar sus nombres- lamentaron que el Director de Seguridad Pública Municipal, Jorge Iñiguez Díaz, se haya abstenido de mencionar una posible dotación de más patrullas y elementos policiacos, para las delegaciones del valle de San Quintín, que tienen una población demasiada elevada.

Citaron como ejemplo la apertura de una caseta de vigilancia y una unidad policíaca del ejido El Papalote, que únicamente sirvió como un emblema de que se pretendía atender el problema de inseguridad en esta zona, ya que hasta el momento brilla por su ausencia este proyecto publicitado en todos los medios de comunicación impresos que atienden el acontecer del valle de San Quintín.