“Los festejos de héroes desconocidos”

El día de hoy sábado 17 de marzo un  puñado de jornaleros agrícolas y líderes sociales, realizaron un festejo de aniversario a los “héroes desconocidos”, debido a la ausencia de los llamados aliancistas, que lograron engañar en el 2015, a un fuerte número de trabajadores del campo, bajo el estandarte de la obtención de un salario diario de $ 300. 00 pesos.

Al concluir el tercer aniversario del movimiento de jornaleros agrícolas, los líderes aliancistas que resultaron los cabecillas principales, brillaron por su ausencia en las dos o tres manifestaciones, lo cual ha contribuido a que cada año que transcurre la zanja del alejamiento del reconocimiento hacia una lucha se acentué aún más.

Para miles de jornaleros agrícolas esta lucha resulto estéril, de pérdida de empleo, desgastante y de pérdidas económicas, mientras que por otro lado algunos de los lideres aliancistas recibieron algunos beneficios de tipo económico y político, que hoy en día les permite viajar de manera frecuente a la ciudad de México, además de haber logrado el reconocimiento de dos nuevos sindicatos, que son como la caca del gavilán, que no huelen, ni hieden.

Los festejos con tambora, los apoyos de recursos económicos que recibieron de algunos vivillos políticos los líderes aliancistas, resulta la única causa por la que deben de festejar el aniversario de una lucha, que negociaron en lo oscurito personas de la talla de Fidel Sánchez Gabriel, Enrique Alatorre, Bonifacio Martínez y Juan Hernández.

A esto se debe precisamente la división que se dio entre los líderes aliancistas y el alejamiento de los jornaleros agrícolas, sin embargo aún existen aduladores de estos que pretenden venderlos con la imagen de benefactores de los trabajadores del campo, con la finalidad de evitar que pierdan el poder de negociación con las autoridades de los tres niveles de gobierno.

El último intento por retomar el poder de convocatoria y económico,  resulto el acuerdo que establecieron con el doctor Roberto Zavala y la agrupación Mexicali Resiste, para encabezar una serie de acciones en defensa de la falta de atención a las obras de desarrollo social y el proyecto de la desaladora de San Quintín, sin lograr cumplir con ese movimiento de masas que les ofrecieron.

Hoy en día ya se les corrió el barniz del matiz de líderes honorables, honestos, serios, responsables y de convicción hacia la defensa de los intereses de los jornaleros agrícolas.