Me encanta la gente que me hace reír cuando yo no quiero sonreír.

La gente que me gusta ha sido creada por Dios a Su imagen y semejanza.

¿Cuál es la que te gusta?

La que vibra, que no hay que empujarla, que no hay que decirle que haga las cosas, sino que sabe lo que hay que hacer y que lo hace.

La que cultiva sueños hasta que esos sueños se apoderan de su propia realidad.

Me gusta la gente que es justa con su gente y consigo misma, que agradece el nuevo día,

Las que para ellas las cosas buenas existen en su vida, viven cada hora con buen ánimo dando lo mejor de si.

Las que es agradecida de estar viva, de poder regalar sonrisas, de ofrecer sus manos y ayudar generosamente sin esperar nada a cambio.

La que es es capaz de criticarme constructivamente y de frente, pero sin lastimarme ni herirme, que tiene tacto.

Me gusta la gente que posee sentido de la justicia, que es sensible, que tiene coraje, solidaridad, bondad, tranquilidad.

Tiene valores, alegría, humildad, Fe, la felicidad, tacto, confianza, esperanza.

Todos tenemos la oportunidad de ser esa Gente que le guste a los demás, porque transmite vida, la cual solo se logrará aceptando y viviendo los principios de quien dijo: Yo soy la verdad y la Vida:

JESÚS. Y caminar con ellos motiva a vivir, soñar, reír, llorar, compartir, y ser feliz.

Un rendimiento de tu ser a quien dio la vida por ti y te ama incondicionalmente, te hará la persona de la cual muchos dirán esa es la Gente que me gusta.

Me gusta la gente que vibra, que no hay que empujarla, que no hay que decirle que haga las cosas, sino que sabe lo que hay que hacer y que lo hace. La gente que cultiva sus sueños hasta que esos sueños se apoderan de su propia realidad.