San Quintín.- La Presidenta de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDHBC), Melba Adriana Olvera Rodríguez, y el Secretario del Trabajo y Previsión Social (STPS), Francisco Iribe Paniagua, realizaron una gira de trabajo en San Quintín.

La Ombudsperson de Baja California informó que uno de los objetivos de estas acciones fue sostener encuentros con líderes del sector agrícola, en aras de seguir avanzando en la construcción de una cultura de respeto a la dignidad humana en el seno de las empresas de dicho sector.

Algunos de los temas abordados durante el diálogo con las y los líderes fueron la falta de agua, los problemas de acceso a la salud, la falta de oportunidades para las y los jóvenes, para lo cual se hizo un compromiso de realizar actividades para fortalecer la juventud en San Quintín, entre otros temas.

En ese sentido, precisó que en dichas reuniones participaron el Secretario de Desarrollo Agropecuario, Manuel Valladolid Seamanduras; el Delegado Federal del Trabajo, Víctor Meza Esqueda; Enrique Alatorre Navarrete, Secretario General del sindicato Nacional Independiente de Jornaleros Agrícola y Similares;  Fidel Sánchez Gabriel y Bonifacio Martínez Cruz, Dirigentes de la Alianza de Organizaciones Nacional, Estatal y Municipal por la Justicia Social; Lorenzo Rodríguez Jiménez, Secretario General del Sindicato Independiente Nacional Democráticos de Jornaleros Agrícolas; el líder comunitario de la colonia Lomas de San Ramón, Justino Herrera Martínez; entre otros representantes.

La Presidenta de la CEDHBC recordó que en abril de 2018 la Defensoría firmó un convenio de colaboración con el Consejo Agrícola de Baja California (CABC), con el objetivo de incidir en una cultura de respeto a la dignidad humana en el seno de las empresas agrícolas.

De igual manera, realiza de manera permanente acciones de capacitación dirigidas a jornaleras y jornaleros de San Quintín, como parte del programa de Educación en Derechos Humanos que la CEDHBC lleva a cabo de manera periódica en todas las zonas de Baja California.

La Ombudsperson destacó que, según lo establecido en Los Principios Recortes sobre las Empresas y los Derechos Humanos de la ONU, “la responsabilidad de respetar los derechos humanos constituye una norma de conducta mundial aplicable a todas las empresas, dondequiera que operen”.

Dicha responsabilidad se refiere a las prerrogativas internacionalmente reconocidas, que abarcan, como mínimo, los derechos enunciados en la Carta Internacional de Derechos Humanos y los principios relativos a los derechos fundamentales establecidos en la Declaración de la Organización Internacional del Trabajo relativa a los principios y derechos fundamentales en el trabajo. Por ejemplo, las empresas deben respetar los derechos humanos de las personas pertenecientes a grupos o poblaciones específicos y deberán prestarles una atención especial cuando vulneren los derechos humanos de esas personas. Los instrumentos de las Naciones Unidas han detallado a tal efecto los derechos de los pueblos indígenas, las mujeres, las minorías nacionales, étnicas, religiosas y lingüísticas, los niños, las personas con discapacidad y los trabajadores migrantes y sus familias.

Finalmente, Melba Adriana Olvera Rodríguez puntualizó la importancia de que se redimensione el papel del campo en Baja California, a nivel nacional, y de las empresas en la construcción de una sociedad más igualitaria.