Es imposible tratar de agradar a todo el mundo siempre.  Cualquier persona que lleva una vida pública sabe que la gente es inconstante.  Una persona puede ser sumamente popular un día y al día siguiente, pasar inadvertida.

En el siguiente poema se describe una mejor manera de vivir:

Existe un solo método para aprobar el examen de la vida: sigue luchando y espera lo mejor; no abandones el barco y deja de lado el abatimiento, aunque recibas golpes en vez de flores.

Este mundo sería tedioso si todos cargáramos con las penas, si todos conserváramos esa visión.

Así que termina tu tarea, haz gala de lo mejor de tus habilidades, puede ser que a algunos no les guste, pero a otros sí.

(Anónimo)

Una canción popular de hace veinte años parecía referirse a lo mismo cuando decía: No puedes agradar a todo el mundo, agrádate a ti mismo.  Sin embargo, el cristiano debe apuntar más alto: No intentes agradar a nadie más que al Señor.  Sigue sus pisadas, guarda sus mandamientos y esfuérzate al máximo por cumplir su divina voluntad en cuanto a tu vida.  Al final, agradar a Dios es lo único que importa.

No conozco la clave del éxito, pero la llave del fracaso es tratar de agradar a todos.

Mateo 6:24
Nadie puede servir a dos señores, porque o aborrecerá a uno y amará al otro, o se apegará a uno y despreciará al otro.