Oscar Valdez, mucho ruido y pocas nueces

Por: Rodolfo Guevara Cázarez.

Cuando el Presidente Municipal Marco Antonio Novelo Osuna le entrego la Delegación Municipal de San Quintín al empresario del ramo gastronómico Oscar Valdez Beltrán, nunca se imaginó que en “el pecado llevaría la penitencia, dicho lo anterior en un sentido coloquial para hacerle más placentera la crítica constructiva hacia este tipo de decisiones del pago de facturas políticas.

Todo empezó como “el primer amor”, muchas promesas y ofrecimientos avalados con notas informativas difundidas en los diferentes medios de comunicación, que nos llevaron hacer pensar que Novelo Osuna, nos había designado un “Súper Delegado” que llevaría a la transformación de nuestra querida demarcación de San Quintín, sin embargo al paso del tiempo ocurrió lo mismo de siempre, mucho ruido y pocas nueces.

Y es que no basta ser una buena persona, que apoye con un salón social a un candidato, muy servicial, muy conocido, etcétera, para realmente entregar la responsabilidad de Delegado, pues resulta necesario y elemental conocer el entorno de nuestra demarcación, los recursos materiales y económicos con que esta cuenta.

En la actualidad Oscar Valdez Beltrán, está más enfocado hacia sus empresas de la industria gastronómica, porque simple y sencillamente  “no tuvo recursos económicos oficiales y de la iniciativa privada”, para resolver el problema más sentido y de poca cuantía que representa una eficiente recolección de basura en la totalidad de las colonias populares y comunidades, que están encuadradas dentro de la demarcación de San Quintín.

Y no se trata de hacer leña del árbol caído, sino de hacer entender a nuestros futuros alcaldes que este tipo de atributos para designar a un delegado, desde siempre ha resultado mucho ruido y pocas nueces.

Cuando ya están a punto de tocarle las golondrinas al Presidente Municipal de Ensenada, nos anuncia un fuerte número de camiones recolectores de basura.

Esperemos que algunos de estos lleguen a esta zona.