Camalu

Cuando empieza agonizar la administración municipal que encabeza Marco Antonio Novelo Osuna, por aquello de las elecciones del 2019, los detractores de la actual delegada municipal de Camalu, tendrán que digerir su contrariedad hacia su designación que mostraron con gritos y sombrerazos al inicio de sus actividades, ya que saldrá airosa y posiblemente la incluyan en una planilla de regidores de algún partido político.

La señora Mary Armenta mostro ese colmillo político y retorcido hacia sus detractores políticos, ya que sus manifestaciones de inconformidad le hicieron “lo que el viento a Juárez”, aun cuando trataron de impedir su ingreso al edificio delegacional de Camalu, además de superar sucesos violentos que se dieron al interior de la comandancia de policía y de frecuentes comilonas.

Si bien es cierto que aún existen tenues destellos de grilla hacia su persona, lo cierto es que ya domestico a los supuestos líderes sociales radicales, que le estuvieron moviendo el tapete con amenazas de toma de la delegación, acusaciones de falta de transparencia en la entrega de despensas y el beneficiar a sus propios familiares, con la finalidad de hacer rodar su cabeza.

A escasos tres meses de que concluya el 2018, la señora Mary Armenta está riendo por un colmillo, ya que considera que logro sortear la serie de grillas que se promovieron en su contra, y esta presta para escalar políticamente.

 

Vicente Guerrero

Las colonias Lomas de San Ramón, Las Misiones y Sector Triqui, consideradas los bastiones de los líderes de organizaciones indígenas mayormente radicales, ya concluyeron su ciclo en esta materia, debido a que se les corrió el barniz de acrisolados defensores de los intereses de los jornaleros agrícolas del valle de San Quintín.

La estirpe de colonias con demasiada presencia de índices de drogadicción, vandalismo, desintegración familiar, alcoholismo y delincuencia resultaron también uno de los motivos que llevo a que se devaluara la imagen de estos líderes, ya que algunos de sus hijos fueron señalados por los ciudadanos, como adictos a las drogas e involucrados en hechos delictivos.

Sin duda alguna que se requiere de líderes sociales de la clase social que sea para buscar el desarrollo de nuestro entorno y exigirles a nuestros gobernantes lo que realmente merecemos, sin embargo consideramos que los llamados líderes aliancistas equivocaron el camino, que los pudo llevar a obtener el reconocimiento ciudadano general.

Entre sus demandas nunca consideraron el proyecto de la municipalización del valle de San Quintín, que pudo haber sido la cereza del pastel del movimiento de jornaleros agrícolas de marzo del 2015.

 

San Quintín

Lamentable y triste resulta que algunos funcionarios públicos estatales asignados a la Delegación de Gobierno del Estado en San Quintín, estén convertidos en unos parásitos e informantes de quienes los han protegido con un empleo, tanto a ellos como sus esposas, hijos, familiares o compadres, aunque carezcan de la capacidad y los estudios mínimos de primaria.

A esto se debe precisamente que el partido Acción Nacional en Baja California, este a punto de concluir su gobernabilidad estatal que ha tenido por aproximadamente 30 años(cinco sexenios consecutivos), ya que ha tenido que pagar facturas políticas hacia toda aquella militancia que utiliza en sus campañas político electorales.

En nuestro querido y ponderado valle de San Quintín, existen funcionarios estatales que tienen precisamente esa cantidad de años viviendo de la nómina estatal, aunque su preparación y capacidad dejen mucho que desear en la dependencia que hayan ido asignados. No importa su capacidad y preparación sino quien los protege.

¡Qué sucederá con estos parásitos e informantes cuando la ciudadanía decida que el ciclo de los gobiernos estatales panistas ha concluido¡ Estarán preparados para salir de la ubre presupuestal del estado.