Por: Rodolfo Guevara Cázarez

La periodista Dora Elena Cortez acaba de iniciar una campaña de rescate del periodismo ético, profesional y responsable con la finalidad de erradicar a todos aquellos simuladores e impostores de la noble y sufrida profesión del periodismo escrito y hablado, sin embargo como dice un conocido adagio “no me ayudes compadre” debido a que algunos columnistas de corte político están empecinados en mantenerse en esta profesión al puro estilo “Chayotero”, enalteciendo figuras de políticos, que únicamente tienen como perfil la cartera del dinero.

Sin duda alguna que la tarea que se ha echado a cuestas Dora Elena Cortez resulta digna y encomiable para el rescate del periodismo ético, profesional y responsable, sin embargo desafortunadamente algunos que se precian de resultar la elite de esta profesión (columnistas de diarios de prestigio) han contribuido a este deterioro de esta noble y sufrida profesión.

Dentro del ámbito periodístico existimos algunos que no tuvimos la oportunidad de cursar la carrera de ciencias de la comunicación, y la aprendimos de manera empírica, sin que esto resulte una ofensa para el periodismo cuando deberás la ejercemos con la debida ética, profesionalismo, seriedad y sentido de responsabilidad.

Por ello apelamos al conocido adagio de “no me ayudes compadre”, cuando existen este tipo de comentarios de columnistas políticos de un diario de la ciudad de Ensenada que comentan lo siguiente: Ahora sí que la diputada ROCÍO LÓPEZ GOROSAVE “no se la acaba” con tanta acti- vidad, no sólo legislativa como presidente del Con- greso del Estado, sino en gestión social, pues lo mis- mo se le ve haciendo en- trega de apoyos a diferen- tes grupos de la sociedad civil, que en reuniones con empresarios de la indus- tria de la construcción, in- dustriales y de promoción turística y los domingos encabezando torneos de- portivos en las colonias… Pareciera no tener des- canso esta mujer, por eso es que no son pocos los partidos políticos que qui- sieran tenerla en sus filas e impulsarla para lo que se ofrezca en las elecciones del 2019, pero, discreta al fin, vive su momento como legisladora y en su momen- to habrá de decidir qué es lo que sigue en su carrera política, aunque sólo tiene dos opciones: aceptar la postulación como candida- ta a la alcaldía de Ensenada por alguno de los partidos que le ven capital político propio o de plano reelegir- se como diputada por otros dos años más…Ya se verá..

El pretender vendernos la imagen de una diputada que ha venido brincando de un partido a otro, no se puede entender de otra manera que no sea la de servir a los intereses de una figura política, ya que hasta a punto de vendernos la imagen de la nueva Mesías del municipio de Ensenada.

Y como lo expresa un pasaje bíblico “prediquemos con el ejemplo” para que nuestro testimonio resulte el principal fundamento del rescate del periodismo ético, profesional, serio y responsable, sin que esto implique una crítica hacia la periodista Dora Elena Cortez.

Simple y sencillamente precisar que en los tiempos actuales la noble y sufrida profesión del periodismo resulta como la casa del jabonero, el que no cae resbala, ya que la consabida elite del periodismo tiene una serie de componendas con políticos, funcionarios públicos, gobernantes y dirigentes de partidos políticos, entre lo que destaca el aspecto laboral hacia hermanos, hijos, esposas o esposos, sobrinos, compadres y amigos.

El autor de esta nota tiene una trayectoria de 35 años, de venir ejerciendo el periodismo de manera empírica, con errores ortográficos, 10 años en nuestro estado natal de Sinaloa en los diarios El Sol de Sinaloa y Demócrata Sinaloense, 25 años en el estado de Baja California, inicialmente en el diario La Voz de la Frontera, además de ser el creador del primer medio impreso del valle de San Quintín, bajo el nombre de “Volcanes”.