Los integrantes del grupo ciudadano Bahía de San Quintín, consideran que el proyecto de la desaladora de esta zona, que vendría a resolver el desabasto del agua potable para el consumo doméstico, resulta una verdadera ilusión difícil de concretarse por la administración estatal que encabeza Francisco Vega de Lamadrid, ya que aún faltan demasiado tramites que autorizarse para el inicio de esta obra.

Lo anterior ocurrió en el marco de la reunión semanal de esta agrupación, cuando el representante de un medio de comunicación impreso los abordo sobre el tema de la exclusión de habitantes de fraccionamientos irregulares, de este proyecto que resultaría la solución de la falta del vital líquido para uso doméstico, según declaraciones del propio Gobernador del Estado, Francisco Vega Lamadrid.

Manifestando la totalidad de los miembros asistentes que el 60% de los fraccionamientos resultan irregulares debido a que las propias autoridades han hecho caso omiso al surgimiento de esto, además de precisar que aún no arranca el proyecto de la desaladora de Ensenada, que ya está debidamente concluida y han realizado pruebas de operación.

Citaron también el periodo de tiempo que tiene el mandatario estatal, para concluir su sexenio y el inicio del nuevo sexenio del Gobierno Federal, que inicia el primero de Diciembre del presente año, además de que el próximo año resulta electorero en nuestro estado.

Señalaron también los conflictos que pudiera desencadenar la exclusión de los fraccionamientos irregulares del proyecto de la desaladora, ya que existe la cultura de las manifestaciones y tomas de edificio en esta zona, para buscarle solución a este tipo de acciones.

Finalmente expusieron que debe existir una mayor preocupación porque se concluya este proyecto, que de la exclusión de estos fraccionamientos irregulares, ya que esto último puede encontrársele un punto de acuerdo que lleve al encuadramiento de la totalidad de estos.