• Sólo una pareja y la utilización de preservativo, acciones preventivas efectivas.
  • En  caso de embarazo, la vida del bebé podría estar  en riesgo.
  • Clamidia, gonorrea, herpes genital, virus de papiloma humano, sífilis y (VIH) los más comunes.

Las enfermedades de transmisión sexual representan un riesgo para la salud reproductiva de la mujer, ya que con frecuencia ocasionan infertilidad y en caso de embarazo ambos se encuentran expuestos.

El doctor César Salcido Raggi, director del Hospital de Gineco Obstetricia (HGO) número 7 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Tijuana, explicó que  si la mujer se somete a revisiones ginecológicas cada año a partir de la adolescencia, el riesgo es mínimo.

Indicó que las infecciones más frecuentes son  clamidia, gonorrea, herpes genital, virus de papiloma humano (VHP), sífilis y Virus de Inmunodeficiencia Humana adquirida (VIH), que  no siempre presentan síntomas, sino hasta que las complicaciones se hacen patentes.

Agregó que las Eenfermedades de Ttransmisión Sexual (ETS) se han incrementado entre la población de 14 a 25 años de edad, debido a tres factores principales: el inicio de la vida sexual a edad temprana, promiscuidad  y no utilizar preservativo.

Dijo que los padecimientos más frecuentes se controlan con tratamiento médico, como la clamidia (bacteria Chlamydia trachomatis), que de no erradicarse ocasiona  enfermedad inflamatoria pélvica, así como afectación en  las trompas de Falopio, por lo que puede provocar infertilidad.

En el caso de que haya embarazo, indicó, si se presenta alguna enfermedad pélvica inflamatoria se corre el riesgo de un aborto espontáneo, parto prematuro, nacimiento sin vida o muerte del recién nacido.

Otro padecimiento es la gonorrea (bacteria Neisseria gonorrhoeae), que también ocasiona esterilidad, embarazo ectópico o muerte ya que cuando hay infección al momento que  el producto pasa por la cavidad vaginal,  se contamina.

El herpes genital (del virus tipo 2) es recurrente e incurable, siempre está latente en el organismo para surgir de nuevo en cualquier momento cuando disminuyen las defensas del sistema inmunológico, puntualizó el especialista del IMSS.

Sostuvo que si la mujer se infecta de herpes tipo 2 o genital en el primer trimestre de embarazo puede provocarle un aborto espontáneo o malformaciones congénitas. “Cuando la infección ocurre a partir del tercer trimestre, existe la posibilidad de que el bebé nazca con herpes congénito  y si se infecta durante el parto puede desarrollar lesiones vesiculares (llagas) en la piel o en la boca.

Asimismo, dijo, es posible que  aun con tratamiento el virus se propague al cerebro y a los órganos internos del niño, provocando retraso mental, ceguera o la muerte”, dijo.

La infección por virus del papiloma humano (VPH) está asociada con el desarrollo de cáncer cérvico-uterino. Entre los muchos, el papiloma humano provoca verrugas en la zona genital  y esto, en el caso de una mujer embarazada, es riesgoso, ya que en el momento del parto el bebé puede contaminarse.