“Laguna Manuela” es un polo de desarrollo gracias a la visión de productores e investigadores respaldados por el Gobierno Estatal

VILLA JESÚS MARÍA, B.C.- A más de 560 kilómetros de la cabecera municipal de Ensenada, en las costas del ejido desértico de Villa Jesús María, el auge ostrícola de “Laguna Manuela” es una realidad, gracias a más de cuatro décadas de estudios científicos y la visión de productores acuícolas, para quienes el Gobierno del Estado que encabeza el Mandatario Francisco Vega de Lamadrid, en los últimos cinco años ha promovido y participado en apoyos concurrentes y propios cercanos a los 11 millones de pesos.

Para el Secretario de Pesca y Acuacultura de Estado (SEPESCABC), Matías Arjona Rydalch, el desarrollo acuícola de Baja California tiene un enorme potencial en la ostricultura, para la que durante la presente Administración estatal se han enfocado esfuerzos de extensionismo, capacitación, equipamiento, infraestructura y artes de cultivo.

Aunque la acuacultura de ostión (Crassostrea sp.), se inició en Bahía Falsa de San Quintín, durante poco más de cuatro décadas se han ido extendiendo las áreas de cultivo en el litoral del pacífico bajacaliforniano, cuyas aguas tienen las condiciones ideales para la reproducción de dicha especie.

Características e historia de Laguna Manuela

Aunque a mediados de los 80´s se conocía como Estero San José a la parte norte, y Laguna Manuela a la parte sur, actualmente a las dos lagunas, separadas por una barra de arena, se le conoce sólo como Laguna Manuela, relató el propietario de la empresa “Maxmar Mariscos”, Héctor Manuel González Alcalá, pionera de la ostricultura en la región, y actual Presidente del Comité Estatal de Sanidad Acuícola e Inocuidad de Baja California (CESAIBC).

Explicó que Estudios realizados en 1982 por investigadores de la Facultad de Ciencias Marinas de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC), dieron resultados satisfactorios para el desarrollo de cultivo de ostión, pero entonces no existían productores en la localidad que pudieran tomar esta nueva actividad.

Fue años más tarde cuando una cooperativa creo la “Siempre Viva”, para trabajar con la Cooperativa “Bahía Falsa” de San Quintín, utilizando los estantes como arte de cultivo, logrando algunas siembras, pero con pocos rendimientos.

A principios de los 90´s, la empresa “Sol Azul” inició sus gestiones para obtener una concesión acuícola, y a finales de esa década ya inician las sociedades “Morro Santo Domingo” y “Maxmar Mariscos”, sobre una superficie de 153 hectáreas.

Ubicada en la Reserva de la Biosfera El Vizcaíno, Laguna Manuela es un lugar especial para cultivar ostión japonés, de las especies Crassostrea gigas y Crassostrea sikamea, ésta también conocida como “Kumamoto”, mismas que ya tienen fama internacional por su calidad y sabor.

Aunque se han hecho algunos intentos con almeja Mano de León, no se han tenido muy buenos resultados, pero el ostión tiene una producción destacada, pues la empresa Maxmar Mariscos genera cada año 51 toneladas de ostión japonés y 10.6 de ostión Kumamoto, mientras que Morro Santo Domingo tiene cosechas de 150 toneladas, de acuerdo con datos proporcionados por el propio Héctor Manuel González Alcalá y Ricardo Esparza, productores de la zona.

Los retos

La limitante más grande para incrementar la producción es la falta de semilla para esta y el resto de las zonas de cultivo en la entidad, pues el Estero San José y Laguna Manuel cuentan con la superficie para lograr una producción estimada de unas mil a mil quinientas toneladas anuales.

De lo que actualmente se produce, se generan aproximadamente 40 empleos (cabezas de familia), la mayoría residentes de los ejidos Villa Jesús María y José María Morelos y Pavón, quienes se dedican a producción o cultivo, limpieza de artes de cultivo, cortado y armado de estructuras, empaque de producto, talleres mecánicos y de soldadura, transportes de producto, personal de oficina, entre otros.

Una de las grandes ventajas de la región, es que a partir del 2003 se comenzaron a exportar ostiones desde Laguna Manuela, luego que sus aguas fueron clasificadas por el Programa Mexicano de Sanidad de Moluscos Bivalvos, con los protocolos de entendimiento entre la Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios y la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por sus siglas en inglés), de los Estados Unidos.

En esa misma categoría se encuentran otras áreas de la entidad, como Rincón de Ballenas en la Bahía de Ensenada, Bahía Falsa en San Quintín, parte norte de la Laguna Guerrero Negro y San Felipe, y adicionalmente hay una gran cantidad de cuerpos de agua en proceso de clasificación en costas bajacalifornianas, tanto por el Océano Pacifico como por el Golfo de California.

Actividad pesquera en la zona

La actividad pesquera actual es a baja escala, pero se pueden capturar especies como lisa, pulpo, callo de hacha, almeja chocolata y almeja pata de mula, aunque se han llegado a trabajar almeja mano de león y almeja catarina.